MISION

"No queremos hacer tanto hincapié en la matanza (la Campaña del Desierto o Pacificación de la araucania) que fue obra de los militares y oligarcas de aquella época, pero si en la lucha del nuestro pueblo mapuche por defender su dignidad, su cultura. Queremos hablar de su vida, que es su obra; y no de su muerte, que es obra de otros. Esos otros hablarán, responderán por su crimen." "Siempre preguntan: ¿qué podemos hacer por la cultura mapuche? Y es eso: promover a la persona. Ya que nuestros abuelos, nuestros hombres y mujeres, saben pensar. Cuando hay una cosa linda, tienen que decir quién fue, para que la gente sepa que es el pueblo mapuche el que habla." "Muchas veces hablaron de nosotros, sin nosotros. Los Mapuche debemos aprender nuestra cultura para poder transmitirla, juntar lo propio para desparramarlo y que lo conozcan todos.

domingo, 11 de septiembre de 2016

PASADO.#UNNUEVORANQUEL. #NEHUENCOBAIGORRIA.#poesíaargentinacontemporánea


Habita en el hombre
un destino de sombras
que palpitan en la sangre,
allí donde la libertad
muere en el cautiverio
de la noche.

Hambruna y soledad
atenaza la memoria.
Aúlla el zorro
entre las piedras
donde se esconde la víbora,
la filu.

En el aguardiente
las sombras danzan
al ritmo del cultrún
del pasado.
En el aguardiente
la pena encuentra
un nidal de olvidos.

viernes, 2 de septiembre de 2016

UN NUEVO FUTURO.#NEHUEN CO BAIGORRIA.#poesíaargentinacontemporánea.#UNNUEVORANQUEL


Ceño adusto
y piel cobriza
la raza se impone
en los rostros,
en el carácter.
Recortando el horizonte
amalgama de caldenes
sobre el llano anochecido.
Caen en el olvido
las rogativas
los alaridos
las lanzas
y el galope fiero
de los guerreros.
En la ruka,
mujeres hornean pan
y acunan chiquillos.
En la lana extendida
de los telares
resurge el poncho
de un futuro nuevo.

lunes, 29 de agosto de 2016

LEUVU CO, Tierra de Ranqueles (Parque Indígena) ha compartido la publicación de Red de Museos de La Pampa.


Trasladando a tierra, la mapu recibió en su seno el cráneo de quien fuese el Cacique Pangüitruz Nger-Nguor, butizado en español como Mariano Rosas.
Red de Museos de La Pampa ha añadido 2 fotos nuevas.
El 18 de agosto de 1877 muere en Leubucó a los 52 años el Cacique Principal Panguitruz Nger-Nguor, Mariano Rosas. Hijo de Painé fundador de la dinastía de los Güor, quien estuvo a cargo del cacicato entre 1838 y 1844.
Mariano es tomado prisionero a la edad de 9 años y llevado a la estancia de Juan Manuel de Rosas quien lo apadrina. Se fuga en 1840 y regresa al mamül mapu, la tierra del monte.
Leubucó es el centro político del cacicato y sede de su gobierno. Desde su asunción como cacique controla las tierras de la pampa central y hace frente a las complejas relaciones de los ranqueles con los gobiernos criollos en constantes negociaciones y rupturas, por lo que es reconocido como jefe indiscutido entre su gente y entre los cristianos. Allí recibe a Lucio V. Mansilla para negociar pero sin ceder en los aspectos esenciales para el pueblo ranquel.
Sepultado con los honores de un gran cacique, su descanso se interrumpe cuando las fuerzas de la Tercera División Expedicionaria al Desierto invaden el territorio ranquel. Su tumba es profanada y por orden del coronel Eduardo Racedo, el cráneo del cacique es retirado y enviado a Estanislao Zeballos quien lo dona al Museo de Ciencias Naturales de La Plata, provincia de Buenos Aires, donde permanece durante 123 años.
-------------------------------------------------------------------------------------
Panguitruz Güor (Mariano Rosas)
Panguitruz Güor nació alrededor de 1825, era hijo del cacique Painé, fundador de la dinastía Güor. En 1834 fue tomado prisionero en la laguna de Langhelo (Santa Fe) y llevado ante Juan Manuel de Rosas quien fue su padrino y lo llamó Mariano Rosas.
Trabajó como peón en la estancia Los Pinos de Rosas y a los 22 años se fugó a Leuvucó, el centro ranquel cercano a la actual Victorica (La Pampa). En 1858 sucedió a su hermano Calvaiñ en el cacicazgo ranquel que controlaba las tierras de la pampa central. Murió el 18 de agosto de 1877, presuntamente de viruela.
En 1879 los coroneles Racedo y Levalle hallaron su tumba y exhumaron sus restos que fueron entregados a Estanislao Zeballos. En 1889 el cráneo de Panguitruz Güor ingresó al Museo de La Plata como parte de la colección que donó Zeballos.
La primera petición formal de restitución de Panguitruz Güor se realizó en 1989. El Consejo Coordinador de Naciones Indias de Argentina (COCNAIA) envió a la Universidad Nacional de La Plata una petición de restitución de Panguitruz Güor y los restos de los caciques Gherenal, Indio Brujo, Chipitruz y Calfucurá. Lorenzo Cejas Pincén, reconocido como Buta Toki de Trenque Lauquen, fue el único firmante del reclamo y manifestó representar a 200 familias mapuches de Trenque Lauquen y disponer de una superficie de tierra donada por ese municipio para la construcción del panteón mapuche.
En 1999 la Comisión de Población y Recursos Humanos de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación realizó gestiones para la restitución de Panguitruz Güor a La Pampa. Las autoridades de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo y la División Antropología expresaron que la restitución sería posible si se sancionaba una ley específica.
El 5 de julio de 2000 se sancionó la ley 25.276 que estableció el traslado de los restos de Mariano Rosas a Leuvucó para ser depositados en el lugar que acuerden las autoridades constituidas de la comunidad ranquel y la Subsecretaría de Cultura de La Pampa.
La restitución fue apoyada por el Instituto de Asuntos Indígenas (INAI) que actuó como intermediario con los descendientes de Mariano Rosas para conocer el modo en que deseaban la entrega de los restos.
El 22 de junio de 2001 se realizó una ceremonia oficial en el Museo de La Plata con la participación de 18 lonkos de La Pampa, funcionarios nacionales y provinciales, representantes indígenas de la región La Plata, autoridades de la Universidad Nacional de La Plata y miembros de la comunidad de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo. El mismo día partieron en un avión presidencial a Victorica, La Pampa.
El 24 de junio los restos fueron trasladados a caballo a Leuvucó. Una comitiva, que incluyó a miembros del Museo, acompañó la disposición de los restos en el monumento.

sábado, 27 de agosto de 2016

EMPUJA EL PRESENTE.#NEHUENCOBAIGORRIA. #poesíaargentinacontemporánea-#UNNUEVORANQUEL



Hendiendo el aire del desierto
la mirada del ranquel
es cuchillo y lanza.
Penetra
en cada recoveco
del monte de caldenes
y jarillas.
Alguna laguna
reflejando cielo y nubes
recorta el pajonal.
Salvajemente galopa
 olvidando
la traición del hermano huinca.
Escupiendo rabia
llora sobre los humeantes toldos
del pasado.
Empuja el presente,
sangre y llanto.
Sin machis.
Sin rogativas.
En silencio.

lunes, 22 de agosto de 2016

INDIO RANQUEL.#ALICIASUSANABAIGORRIA.#poesíaargentinacontemporánea.#UNNUEVORANQUEL


Es tu pecho amigo, indio ranquel,
tus manos grandes
tus largos brazos,
nudos y nidos, como un caldén.

Indio americano,
caricia lenta para el amor,
mientras trabajas duro
crece la hacienda y pastos en flor.

Siempre latió la sangre
en tus venas jóvenes,
la madre raza sabe
forjar varones.

Muchacho de la pampa
vigía alerta, y cuidador
La vieja naturaleza,
guardián amante, ya te eligió.

Susurra el viento
tu nombre indio acariciador,
ciñe la vincha tu pelo negro
cual potro indómito, bellaqueador.

Siempre latió la sangre
en tus venas jóvenes,
la madre raza sabe
forjar varones.

sábado, 13 de agosto de 2016

LEUVU CO. TIERRA DE RANQUELES. (PARQUE INDIGENA)


Red de Museos de La Pampa ha añadido 4 fotos nuevas.
El 11 de agosto de 2009 se inscribe en el Registro Provincial del Patrimonio Cultural a Leubucó por su singular importancia para la historia indígena pampeana ynacional, dado que fue un importante centro de ocupación ranquel en el que, por varias décadas, se asientan poderosas dinastías que perduran hasta la llamada "conquista del desierto" en 1879.
Si bien el poderío ranquel se concreta tras la llegada de Yanquetruz desde Chile hacia 1916, la fama del paraje crece tras su muerte en 1838, junto a la figura del cacique Painé Guor, Zorro Celeste, y de su extensa familia que continúa liderando a los ranqueles hasta la década de 1880. Cuenta con una declaración previa como Lugar Histórico mediante Ley Nº876.
-------------------------------------------------------------------------------------
El sitio se halla ubicado en la sección VIII, fracción A, lote 9 y 12 del Departamento Loventué. Fue declarado Lugar Histórico Provincial por Ley nº 876 de la provincia de La Pampa sancionada el 23 de octubre de 1986.
Etimológicamente significa leuvú: corriente, y có: agua, o sea “manantial que corre”. Fue un espejo de agua permanente que actualmente persiste como una laguna reducida y de existencia temporaria. Distante a poco más de 20 Km. de la ciudad de Victorica, puede afirmarse que constituye el embrión de esta localidad o su antecedente más próximo.
El lugar reviste singular importancia para la historia indígena pampeana y nacional dado que fue un importante centro de ocupación ranquel en el que por varias décadas tuvieron asiento famosas y poderosas dinastías que perduraron hasta la definitiva conquista del desierto (1879). Si bien el poderío ranquel se concretó tras la llegada de Yanquetruz desde Chile hacia 1916, la fama del paraje creció tras su muerte en 1838 junto a la figura del cacique Painé Guor (Zorro Celeste) y de su extensa familia que continuó liderando a los ranqueles hasta la década de 1880.
Se destacó por haber constituido el eje de la concentración ranquel en el país de los araucanos, cuyo otro vértice importante estaba en Salinas Grandes, a la vez que por ser nudo de las principales rastrilladas de los últimos ranqueles que habitaron el territorio pampeano.
Efectivamente, la importancia de Leubucó fue sobre todo estratégica ya que desde allí los ranqueles controlaban “la rastrillada” desde los fértiles terrenos de pasto de las pampas del este hasta los mercados trasandinos en Chile. Este sendero natural seguía una cadena de charcos, pequeños lagos y arroyos estacionales que suplían agua para beber y la humedad necesaria a los pastos locales en las zonas semi-áridas boscosas y los matorrales desérticos. Mansilla en su Excursión a los indios ranqueles (1870) hace referencia justamente al sentido estratégico del sitio y a su importancia política al comentar que “… De Leubucó arrancan caminos, grandes rastrilladas por todas partes. Allí es la estación central. Salen caminos para las tolderías de Ramón en los montes de 2 Carrilobo, hacia las del cacique Baigorrita, situadas a las orillas de Quenque, para las tolderías de Calfucurá en Salinas Grandes y hacia la cordillera y las tribus mapuches…”
Al igual que Salinas Grandes, Leubucó estaba incluido en los planes del gobierno de modificación de la frontera interior debido a que formaba parte de ese canal de comunicación con Chile que drenaba hacia 1800 alrededor de 200.000 cabezas de ganado vacuno y enormes cantidades de sal que durante décadas solventaron y justificaron la industria del tasajo en el país trasandino.
El final histórico de Leubucó resulta algo incierto ya que las fuerzas nacionales de la Tercera División hacia 1879 no lo ocuparon. Para ese momento los indígenas habían sido completamente dispersados, el cacique Mariano Rosas había muerto y los últimos integrantes de la dinastía de los Zorros estaban siendo tomados prisioneros. Las familias que la componían fueron diseminadas en diversas regiones del país perdiendo desde entonces identidad como agrupación. Epumer Rosas, el último soberano de la parcialidad, murió en 1890 como peón de estancia en Bragado. Algunos hijos del gran cacique Mariano Rosas, fueron acriollados rápidamente dejando su descendencia en General Acha.
Durante la última década se han mostrado algunos gestos tendientes a la revalorización de los espacios ligados a la ocupación indígena, sin perder de vista la inclusión de los mismos dentro de un plan de atracción turística. En octubre de 1994 se erigió en el sitio un monolito que consistió en un montículo de piedras al que se agregaron dos lanzas apoyadas entre sí y un mortero. En proximidades de este monolito se halla el Monumento a Los Ranqueles inaugurado el 10 de noviembre de 1999 a la vera del camino “Mariano Rosas” de acceso al predio. Consiste en una escultura de figura humana con lanza, que representa la cultura indígena y en su pecho 8 niños que simbolizan a los caciques Carripilún, Yanquetruz, Painé, Pichón Huala, Manuel Baigorrita, Mariano Rosas, Ramón Cabral y Epumer. Finalmente, en julio de 2001 fueron trasladados a Leubucó los restos de Mariano Rosas. A partir de ese momento ese lugar es punto de encuentro de la comunidad ranquelina.
Bibliografía y documentos
AA.VV (1982), Centenario de Victorica y la Pampa, La Capital, Santa Rosa.
BENITEZ, Norma y otros (1984), La Pampa Total. Aspectos históricos, Subsecretaría de Cultura y Educación, Santa Rosa.
CASAMIQUELA, Rodolfo (1973), El linaje de los Yanquetruz, Biblioteca Pampeana, Serie folletos Nº 21, Consejo Provincial de Difusión, Santa Rosa.
CAZENAVE, Walter (1982), Victorica 1882-1982, Album del Centenario, EFEBE Ediciones, Santa Rosa.
CAZENAVE, Walter y DEPETRIS, José Carlos (1998), Crónicas ranquelinas, Subsecretaría de Cultura y Secretaría de Desarrollo Social, Ed. Extra, Santa Rosa. FERNANDEZ C. Jorge (1998), Historia de los ranqueles. Orígenes, elevación y caída del cacicazgo ranquelino en la Pampa Central (siglos XVIII y XIX), Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano, Buenos Aires.
FORTEZA, Armando (2000), Reseña histórica de La Pampa, Gobierno de La Pampa, Santa Rosa.
MANSILLA, Lucio V. (1966), Una excursión a los indios ranqueles, Tomo I-II, Kapeluz, Buenos Aires.
PIANA, Ernesto (1981), Toponimia y arqueología del siglo XIX en La Pampa, EUDEBA, Buenos Aires.
STIEBEN, Enrique (1966), Toponimia araucana, Talleres del Boletín Oficial, Secretaría General de la Gobernación, Santa Rosa.
TERRERA, Guillermo Alfredo (1974), Caciques y capitanejos en la historia argentina, Plus Ultra, Buenos Aires.
VULETIN, Alberto (1972), La Pampa. Grafías y etimologías toponímicas aborígenes, EUDEBA, Buenos Aires.
WALTER, Juan Carlos (1974), La Conquista del desierto, EUDEBA, Buenos Aires. ZEBALLOS, Estanislao S. (1880), Descripción amena de la República Argentina, Tomo I, Peuser, Buenos Aires.
ZEBALLOS, Estanislao S. (1886), Painé y la dinastía de los Zorros, Peuser, Buenos Aires.
ZEBALLOS, Estanislao S. (1960), Viaje al país de los araucanos, Hachette, Buenos Aires.
ZEBALLOS, Estanislao S. (1961), Callvucurá, Painé, Relmu, Hachette, Buenos Aires.
ZEBALLOS, Estanislao S. (2002), La conquista de las quince mil leguas. Estudio sobre la traslación de la frontera sur de la República al Río Negro, Taurus, Buenos Aires.

ENCUENTRO NACIONAL DE NACIONES Y PUEBLOS ORIGINARIOS.LA PAMPA

Presentaron el Encuentro Nacional de Pueblos Originarios


El próximo sábado, 13 de agosto, tendrá lugar el décimo encuentro Nacional de Naciones y Pueblos Originarios. Será en el Autódromo Provincia de La Pampa a partir de las 10:00 horas.
Este encuentro nació en Rosario como una inquietud de un grupo de pueblos que veían la necesidad de organizarse y unirse a nivel del territorio argentino.
En la presentación del evento, estuvieron presentes la ministra de Desarrollo Social, Fernanda Alonso; el presidente del Consejo de Lonkos, Pedro Coria y el vice-presidente, Fermín Acuña, y el director de Promoción Social, Javier Weis.
Coria señaló que estos encuentros se vienen desarrollando en distintos lugares del país. “Se han mantenido en el tiempo con la idea de unir a los pueblos y naciones en un reclamo común hacia el estado argentino”.
El Consejo de Lonkos y el Consejo Provincial del Aborigen (CPA) recibirán a las delegaciones provenientes de todo el país, para comenzar a las 10:00 horas con el acto de inicio, donde se realizará una tradicional ceremonia.
Comenzarán las actividades con un plenario de presentación, donde se intercambiarán experiencias. “Tenemos las resoluciones de los talleres de los encuentros anteriores y en base a ello vamos discutiendo y avanzando en la política indígena para darle pelea al estado argentino, con respecto a nuestras reivindicaciones”, afirmó Coria.
Participan representantes de casi todas las provincias, con referentes mapuches, huarpes, coyas, qom, tehuelches, entre otros.
La ministra Alonso, como presidenta del Consejo Provincial Aborigen, destacó el acompañamiento que realizan en la organización de este encuentro. “Vamos a estar recibiendo a todas las comunidades que decidieron venir hasta La Pampa a participar. Nos reconforta que por segunda vez nuestra provincia sea la sede de la organización”.
La intención es garantizar que el evento se desarrolle como está previsto y “quienes visiten nuestra provincia se sientan bien recibidos. Es una política y decisión del Consejo fomentar el intercambio de experiencias enriquecedoras, para garantizar el cumplimiento de sus derechos”, señaló Alonso.
Por otra parte, Coria indicó que en esta nueva gestión del CPA, “venimos trabajando con el Consejo de Lonkos donde ya hemos tenido dos plenarios, con la participación del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI)”.
Entre la provincia y el INAI se firmará un nuevo convenio, “lo que para nosotros es muy importante. Nos sentimos muy bien en respuesta de lo que hemos planteado y hemos avanzado muchísimo”, concluyó el presidente del Consejo de Lonkos.