MISION

"No queremos hacer tanto hincapié en la matanza (la Campaña del Desierto o Pacificación de la araucania) que fue obra de los militares y oligarcas de aquella época, pero si en la lucha del nuestro pueblo mapuche por defender su dignidad, su cultura. Queremos hablar de su vida, que es su obra; y no de su muerte, que es obra de otros. Esos otros hablarán, responderán por su crimen." "Siempre preguntan: ¿qué podemos hacer por la cultura mapuche? Y es eso: promover a la persona. Ya que nuestros abuelos, nuestros hombres y mujeres, saben pensar. Cuando hay una cosa linda, tienen que decir quién fue, para que la gente sepa que es el pueblo mapuche el que habla." "Muchas veces hablaron de nosotros, sin nosotros. Los Mapuche debemos aprender nuestra cultura para poder transmitirla, juntar lo propio para desparramarlo y que lo conozcan todos.

viernes, 18 de enero de 2013

ANCESTROS INDIGENAS SUSTRAIDOS


Hoy, 2 de noviembre, Día de los Muertos, en el sitio público y sagrado Punta Querandí homenajeamos a los antepasados del territorio del Río de la Plata. Al menos 116 cuerpos fueron sustraidos de cementerios ancestrales por parte de arqueológos, a pocos kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires. La cifra suma 378 en todo el Humedal del Paraná Inferior (nordeste de la provincia y sur de Entre Ríos). Esta enorme cantidad contrasta con la imagen eurocentrista de la región, donde su pasado y presente indígena se encuentran "tapados". Se desconoce la ubicación actual de los restos óseos.

Este domingo 4 de noviembre desde el mediodía invitamos a una jornada en Punta Querandí (Dique Luján, Tigre): gacetilla aquí
Gran Bs.As. | 116 an...
tablax.jpg, image/jpeg, 640x508
En Tigre, Escobar y Campana, desde el siglo XIX hasta la actualidad, distintos arqueólogos han extraído restos humanos que corresponden a por lo menos 116 personas de la época previa a la invasión europea en el Río de la Plata. Los números fueron divulgados en marzo por Daniel Loponte y Bárbara Mazza, pero no incluyen varios entierros, entre ellos de "las poblaciones de horticultores amazónicos históricamente conocidos como guaraníes", por lo que el número sería mayor. Muchos de estos espacios sagrados han sido destruídos o están en peligro por las grandes urbanizaciones de barrios privados.

Los mencionados arqueólogos pertenecen al Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL) y CONICET, y han sido cuestionados por organizaciones de pueblos originarios por su rol en el conflicto de Punta Querandí, en el norte de Tigre y sur de Escobar. Allí, un empresario inmobiliario quiere adueñarse de un lugar público que es reivindicado por indígenas y por diversos sectores sociales, y los especialistas trabajaron de forma privada para la empresa beneficiando el avance de los emprendimientos sobre las tierras.

En el 2001, el organismo nacional a cargo del resguardo del patrimonio arqueológico, el INAPL (dependiente de la Secretaría de Cultura de la Nación), reconocía la destrucción de espacios sagrados indígenas por negociados inmobiliarios en el partido de Tigre. En ese documento se hablaba de al menos dos sitios con inhumaciones que habían sido desaparecidos, Sarandí (por Nordelta - Constantini) y Garín (por Villa Nueva - EIDICO).

Una década después, a fines de 2011, desde el Movimiento en Defensa de la Pacha solicitamos a las autoridades arqueológicas nacionales y provinciales información precisa sobre la cantidad de restos humanos extraidos de sitios arqueológicos de la región y la ubicación actual de estos cuerpos. El Centro de Registro del Patrimonio Arqueológico del Instituto Cultural Bonaerense, nos confirmó de la existencia de restos óseos del sitio Garín, sin dar más detalles.

Recordemos que este último yacimiento quedó cubierto o destruido por el country Santa Catalina, ubicado frente al campamento de Punta Querandí, del otro lado del Canal Villanueva, extendido en el 2000. Por eso, hemos pedido la restitución del cuerpo a los pueblos originarios para su reentierro en Punta Querandí, en cumplimiento con las normativas vigentes, fruto de años de luchas en el país y en todo el continente.

Mientras tanto, en marzo de este año, tomamos conocimiento de los datos divulgados en el artículo “Las prácticas mortuorias en el humedal del Paraná Inferior”, de Loponte y Mazza, pero sigue siendo desconocido el paradero de la mayoría de los cuerpos de los ancestrales pobladores de Buenos Aires.

El mes de noviembre, para muchas culturas originarias "el mes de los muertos", es un momento más que oportuno para divulgar esta información y reforzar los reclamos por el destino de los cementerios indígenas y el trato respetuoso a los cuerpos de nuestros ancestros que han sido violentados de sus lugares.


EXTRACTO DEL INFORME DE MAZZA Y LOPONTE


Un mapa en el que se incluyen algunos entierros que no están incluidos en el recuento divulgado en marzo por Loponte y Mazza.


Enterratorios en el sitio Lutz (Villa Paranacito, Entre Ríos)

"En los Bajíos Ribereños, ubicados en el sector continental del nordeste bonaerense, se recuperaron 116 individuos (30,7% de la muestra total). Provienen de los sitios Túmulo de Campana 1 (Zeballos y Pico 1858), Arroyo Sarandí (Lothrop 1932), Cañada Honda (Bonaparte 1951), Río Luján 1 (Petrocelli 1975), La Bellaca 1 y 2, Anahí, Las Vizcacheras, Garín, Otamendi 1 (Loponte 2008) y El Cazador 3 (Loponte y Acosta 2011).

"Con excepción de algunos sitios que nunca fueron fechados, el resto de los depósitos de este sector incluidos en este estudio están ubicados entre 1290 ± 40 y 680 ± 80 años 14C AP (Loponte 2008)".

"En el Delta inferior se recuperaron 136 individuos (36% de la muestra), provenientes de los sitios Túmulo 1 y 2 del Paraná Guazú, Cementerio 1 del Paraná Guazú, Túmulo 1 del Brazo Gutiérrez, Túmulo 1 del Brazo Largo (Torres 1911), Túmulo 1 del Paraná Guazú/El Cerrillo (Lothrop 1932) y Brazo Largo (Gatto 1939)".

"Dado que este espacio emergió básicamente con posterioridad a los 2000 años 14C AP (Acosta et al. 2010; Cavallotto 2005), la muestra recuperada debe considerarse posterior a dicha fecha".

"En el sector de Planicies Inundables, donde se encuentran los sitios Túmulo de Lucuix y Puerto Basilio (Greslebin 1931), Las Ánimas (Lafón 1971) y Cerro Lutz (Mazza 2010a); se recuperaron 56 individuos (14,8% de la muestra)".

"Estos depósitos también deben ser considerados posteriores a los 2000 años 14C AP, ya que se encuentran en el sector más reciente de la costa aluvial del río Uruguay. Cerro Lutz es posterior a los 1000 años 14C AP. Tres dataciones radiocarbónicas obtenidas sobre individuos inhumados en este sitio -esqueleto CL-10, 730 ± 70 años 14C AP (LP-1711); CL-3 976 ± 42 años 14C AP (AA77310); y CL-E9 796 ± 42 14C AP (AA77311)- y una cuarta (916 ± 42 años 14C AP, AA 77312), efectuada sobre Canis familiaris enterrado en un sector adyacente a las inhumaciones, confirman dicha antigüedad (Loponte y Acosta 2007; Mazza 2010a)".

"El registro mortuorio del sector de Praderas de Ibicuy, asciende a siete individuos (1,8% de la muestra), provenientes de los sitios Mazaruca (Torres 1903), Paraná Ibicuy 1 (Caggiano et al. 1978) y Escuela 31 (Loponte y Acosta 2007)".

"Las inhumaciones correspondientes a la unidad Delta superior-medio provienen de dos sitios: Cerro Grande de Paraná Pavón (González 1947) y Cerro Grande de Isla Los Marinos (Gaspary 1950). Ambos están ubicados en un espacio que emergió alrededor de 3500 14C AP (Acosta et al. 2010). Además, las representaciones plásticas alfareras que poseen ambos sitios tienen una cronología situada (por el momento) con posterioridad al 2000 C14 AP (ver un resumen en Loponte 2008). Las inhumaciones detectadas aquí ascienden a 63 individuos (16,7% de la muestra total)".

"Con todo, la base de datos se eleva a un número mínimo de individuos de 378".

No hay comentarios:

Publicar un comentario