MISION

"No queremos hacer tanto hincapié en la matanza (la Campaña del Desierto o Pacificación de la araucania) que fue obra de los militares y oligarcas de aquella época, pero si en la lucha del nuestro pueblo mapuche por defender su dignidad, su cultura. Queremos hablar de su vida, que es su obra; y no de su muerte, que es obra de otros. Esos otros hablarán, responderán por su crimen." "Siempre preguntan: ¿qué podemos hacer por la cultura mapuche? Y es eso: promover a la persona. Ya que nuestros abuelos, nuestros hombres y mujeres, saben pensar. Cuando hay una cosa linda, tienen que decir quién fue, para que la gente sepa que es el pueblo mapuche el que habla." "Muchas veces hablaron de nosotros, sin nosotros. Los Mapuche debemos aprender nuestra cultura para poder transmitirla, juntar lo propio para desparramarlo y que lo conozcan todos.

lunes, 28 de octubre de 2013

ROXANA MIRANDA RUPAILAF

  • Literatura
  • Poesía


  • "Me quitaron el lenguaje con educación y ahora me exigen que lo sepa”


    Invitada por el Filba 2013, la poeta mapuche Roxana Miranda Rupailaf visitó por primera vez Buenos Aires y contó que sus abuelos dejaron de hablar el mapudungún por miedo a la discriminación. "Al racismo que siempre existió, ahora se agrega que todos somos terroristas", explica.


    "Desde el año 2000 se comenzó a incluir a poetas mapuches en las antologías de poesía chilena", destaca Roxana Miranda Rupailaf."Desde el año 2000 se comenzó a incluir a poetas mapuches en las ...
    Miranda Rupailaf es oriunda de Osorno, una localidad al sur de Chile. Publicó tres libros y participó en varias antologías de poesía mapuche. En 2012 recibió el Premio Municipal de Literatura de Santiago, el más prestigioso galardón que tiene reservado ese país a la poesía después del Premio Nacional, por su tercer libro: Shumpall (Del Aire Editores, 2011).
    Su obra, que recibió números premios, ha sido reconocida como una de las voces más contundentes dentro del panorama joven de la poesía chilena por el cruce cultural que da cuenta su escritura.
    Tanto en Las tentaciones de Eva (editado por el Gobierno Regional de la Décima Región de Chile, 2003) como en Seducción de los venenos (LOM Ediciones, 2008), Miranda Rupailaf interviene el discurso religioso judeocristiano y reinventa el erotismo en las figuras de Eva, Dalila, María Magdalena y la esposa de Lot. La poeta mapuche cuestiona los orígenes de la representación alrededor no sólo del cuerpo de la mujer sino de los mandatos culturales.
    Roxana Miranda Rupailaf conversó con Revista Ñ digital sobre cómo sus experiencias de la infancia marcaron su imaginario y sobre la grave situación de los presos políticos mapuches. “El gobierno chileno mantiene presos a los mapuches por su ideología, porque no les pueden comprobar ningún delito. Sólo a los mapuches se les aplica la ley antiterrorista, que es una norma que proviene de la dictadura y se utiliza de forma racista”, asegura la poeta chilena.

    -¿Alguna vez se sintió encasillada cuando la presentan como poeta mapuche?

    -No me molesta. Cuando empecé a escribir no existía el concepto de poesía mapuche y el género se empezó a estudiar mucho después en Chile. Cuando me invitaron a participar en una antología de poesía mapuche, al principio no entendí por qué me convocaban, ya que mis textos están más relacionados con el cuerpo y la sexualidad y me parecía que no tenían que ver con lo indígena. Pero entendí que debía colaborar porque soy mapuche. A partir de allí surgió una controversia con respecto a mi identidad. Mucha gente aseguró que no soy mapuche porque no escribo en mapundungún. Mis abuelos no quisieron hablar su lengua por miedo a la discriminación y el idioma se perdió en mi familia. De alguna manera, a mí me quitaron el lenguaje a través de la educación y ahora me exigen que yo lo sepa. Aunque ahora aprenda mapungundún, sería mi segunda lengua porque yo ya aprendí a escribir y pensar en castellano.

    -¿Existen estereotipos acerca de la cultura mapuche?

    -Me pasó de ir a lecturas de mis textos y que me pregunten por qué no tengo una vestimenta especial. La gente tiene cierto concepto de lo que es ser mapuche que no es correcto. En la actualidad vivimos en la ciudad, hemos ingresado a las universidades, integramos bandas de rock, hacemos cine. Para mí es un valor agregar el concepto de identidad a la poesía y generar un diálogo entre las dos culturas.

    -En 'Las Tentaciones de Eva' y en 'Seducción de los venenos' usted trabaja alrededor de figuras femeninas judeocristianas como Eva, Dalila, María Magdalena y la esposa de Lot. ¿Por qué las eligió?

    -Los temas religiosos tienen que ver con algo biográfico. Durante la dictadura, mis padres se fueron a trabajar a Bariloche y yo crecí con mis abuelos en el campo, en la zona costera. Todos mis vínculos de infancia tienen que ver con la naturaleza y lo religioso. Mi familia nunca accedió a la educación formal. Saben leer y escribir pero no más que eso. En la casa de mis abuelos sólo había libros de catecismo porque vivíamos en una comunidad muy evangelizada, así que los primeros libros que leí eran todos textos religiosos y como no había más los releía todo el tiempo. Son textos que me quedaron grabados en el inconsciente y, cuando empecé a escribir, vinculé mi escritura hacia lo religioso casi sin darme cuenta. En mis libros intento desmontar ciertos discursos religiosos, aproximarme desde una perspectiva diferente a la que tenían mis abuelos.

    -En sus textos, el cuerpo femenino está asociado al erotismo y la sexualidad.

    -Para mí el cuerpo de la mujer está relacionado con la naturaleza, que contiene mucha pasión, amor y belleza. Gran parte de los poemas de “Seducción de los venenos” están apoyados en relatos orales. No es necesario haber leído la Biblia para conocer por qué la mujer de Lot se convirtió en sal. En mi tercer libro rescaté muchas leyendas indígenas, como la del Shumpall.

    -¿De qué trata
    ?
    -El Shumpall es un ser que vive en el mar. Algunos lo distinguen como hombre y otros como mujer. Según la leyenda, este ser atrae a las mujeres que lo están esperando en la orilla. Hay muchas variantes del relato y yo hablé con mucha gente que hasta decía que lo vio. Construí los textos a partir de su visión de esta leyenda.

    -Usted participó en la organización de festivales de poesía en el sur de Chile. ¿Cómo fue esa experiencia?

    -Un grupo de jóvenes poetas decidimos organizar festivales de poesía para poder conocer y generar un vínculo con los escritores de Santiago. Los festivales nos permitieron compartir experiencias y también posicionarnos a nivel nacional. Ahora los escritores de la capital nos invitan a sus encuentros y promocionan nuestros libros.

    -¿Cuál es su visión sobre los presos políticos mapuches?

    -El gobierno chileno mantiene presos a los mapuches por su ideología, porque no les pueden comprobar ningún delito. Sólo a los mapuches se les aplica la ley antiterrorista, que es una norma que proviene de la dictadura y se utiliza en forma racista. Cuando un estudiante quema un bus no se le aplica la ley antiterrorista. Los medios de comunicación tergiversan los hechos y convirtieron a los mapuches en terroristas, y la mayoría de la gente cree que debemos estar presos. En la actualidad se vive un clima de tensión raro porque, al racismo que siempre existió, ahora se agrega que todos somos terroristas.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario