MISION

"No queremos hacer tanto hincapié en la matanza (la Campaña del Desierto o Pacificación de la araucania) que fue obra de los militares y oligarcas de aquella época, pero si en la lucha del nuestro pueblo mapuche por defender su dignidad, su cultura. Queremos hablar de su vida, que es su obra; y no de su muerte, que es obra de otros. Esos otros hablarán, responderán por su crimen." "Siempre preguntan: ¿qué podemos hacer por la cultura mapuche? Y es eso: promover a la persona. Ya que nuestros abuelos, nuestros hombres y mujeres, saben pensar. Cuando hay una cosa linda, tienen que decir quién fue, para que la gente sepa que es el pueblo mapuche el que habla." "Muchas veces hablaron de nosotros, sin nosotros. Los Mapuche debemos aprender nuestra cultura para poder transmitirla, juntar lo propio para desparramarlo y que lo conozcan todos.

viernes, 11 de febrero de 2011

HOMENAJE AL CACIQUE BAIGORRITA-JOSE ITURRALDE




Muerte del Cacique BAIGORRITA el 16 de julio de 1879.

Eligió la muerte antes que el destierro.



El Cacique General de los Ranqueles, MARIANO ROSAS, le dijo un día de 1870, en Leuvucó, al Coronel LUCIO.V. MANSILLA, de visita en aquel momento."-Hermano, cuando los cristianos han podido nos han muerto; y si mañana pueden matarnos a todos, nos matarán. Nos han enseñado a usar ponchos finos, a tomar mate, a fumar, a comer azúcar,a beber vino, a usar bota fuerte. Pero no nos han enseñado a trabajar, ni nos han hecho conocer a su Dios. Y entonces, hermano,¿ qué servicio le debemos?."



Y no se equivocaba MARIANO ROSAS; el tratado celebrado con el gobierno del presidente SARMIENTO, representado por MANSILLA, y el mismo MARIANO ROSAS, además de BAIGORRITA y RAMON CABRAL, no se habría de tratar ese año en el Congreso y sería roto al año siguiente, cuando la invasión del Teniente Coronel Antonino Baigorria, que arrasó con las tolderías de Leuvucó.



Muerto ya MARIANO ROSAS unos años antes, preso su hermano EPUMER, quién como pocos caciques de su raza, fué irreductible defensor de los derechos de los aborigenes argentinos, no cediendo ni a los ofrecimientos de dinero, ni al derecho de vestir el uniforme del ejército, sin que le dieran previamente, tierras para sus indios; solamente BAIGORRITA, con los restos de sus seicientos indios de pelea y sus familias, emprendió el camino del destierro, antes de pensar en entregarse.



MANUEL BAIGORRIA, alias BAIGORRITA, tiene en ese momento alrededor de cuarenta años. Es hijo del cacique PICHUN, ya fallecido, y su nombre le viene de su padrino, el coronel MANUEL BAIGORRIA, quién vivió más de veinte años entre los RANQUELES, a los que inició en la agricultura y le transmitió costumbres sedentarias y el uso de los utensillos cotidianos para el mejor vivir. "BAIGORRITA, es muy aficionado a las mujeres, jugador y también pobre, tiene reputación de valiente, de manso y un gran prestigio militar entre los indios. Tiene costumbres sencillas, vive modestamente y no es lujoso ni en los arreos de su caballo", dice de él, el coronel MANSILLA.



"Entre la bruma de la mañana, el grupo va marchando por la otra orilla del río AGRIO. Los milicos que los persiguen, buscan un vado, pero con pocas esperanzas de alcanzarlos. De repente algo sucede entre los que huyen. Hay vacilación, y de pronto, entre el remolinear de caballos, el minusculo grupo pega la vuelta, se ordena, y alzando las lanzas, con el viejo grito de pelea milenario en la boca, vuelve a galope tendido, en su última carga, para proteger la huida de sus familias, esos restos famélicos y andrajosos, luego de leguas y meses de huida"



"BAIGORRITA enfrenta su destino, que otro sería si tuviera, delante, a un enemigo con bolas, lanzas y facones. Pero, el tiempo histórico se ha cumplido. El temblor metalico del telégrafo ha corrido la voz a los cuatro rumbos, salvando en un instante -menos del tiempo que un chasque tarda en enfrenar- los confines de la tierra. No hay humada que diga tanto, tan claro y tan lejos. No son las voces infinitas con que el campo avisa los signos de la vida y de la muerte. Nada se puede contra el pulso electrizado del "huinca" que de esta manera extermina a todo un pueblo , en nombre del progreso, el comercio y la civilizacion europea.



El cacique responde a su corazón de guerrero y le recula al destierro. No importa que sus lanceros arruguen y lo dejen solo, arde su sangre y se emborracha de rabia con sus propios alaridos.



Las horas de su vida se han achicado al instante en que, encuadrado en la mira lejana de un Remington, baja lo orden desde la cabeza del sargento que lo empuña hasta el dedo ejecutor que presiona el gatillo y lo clava contra esa piedra pelada, tan lejos del Quenqué natal, de sus montes, de sus medanos y de sus lagunas.



El tiro que lo baja del caballo como a un pájaro, es la rúbrica final al decreto de muerte dictado contra esa raza indomable que Buenos Aires , al fin, puede cumplir. "



Muerto, presos ó fugados los grandes caciques y los últimos combatientes, terminados los caballos de pelea, arrasados los toldos y las sementeras, solo quedaban en el monte, perdidos los más viejos, que eran despenados rápidamente ni bién eran capturados o morían solos si conseguian huir. De la chusma, solo las mujeres en condiciones de servirle a los soldados y los menores de ocho años, se salvaban de ser degollados. El resto era generalmente pasado a cuchillo, solo que al no ser enterrados, los "relhué" enfurecidos, sobrevolaban durante tres dias sus cadáveres, pidiendo venganza.....



...................................................................................................JOSE R. ITURRALDE





No hay comentarios:

Publicar un comentario