MISION

"No queremos hacer tanto hincapié en la matanza (la Campaña del Desierto o Pacificación de la araucania) que fue obra de los militares y oligarcas de aquella época, pero si en la lucha del nuestro pueblo mapuche por defender su dignidad, su cultura. Queremos hablar de su vida, que es su obra; y no de su muerte, que es obra de otros. Esos otros hablarán, responderán por su crimen." "Siempre preguntan: ¿qué podemos hacer por la cultura mapuche? Y es eso: promover a la persona. Ya que nuestros abuelos, nuestros hombres y mujeres, saben pensar. Cuando hay una cosa linda, tienen que decir quién fue, para que la gente sepa que es el pueblo mapuche el que habla." "Muchas veces hablaron de nosotros, sin nosotros. Los Mapuche debemos aprender nuestra cultura para poder transmitirla, juntar lo propio para desparramarlo y que lo conozcan todos.

lunes, 18 de junio de 2012

LA NACION CHARRUA HOY-CECILIA JUFRE

LA NACIÓN CHARRÚA (Onkaiujhmar) HOY


Onkaiujhmar (Nacion Charrúa)

Durante muchas décadas -es posible que aún hoy suceda así- se ha enseñado en las aulas escolares y liceales que : “El Uruguay es el único país de América que no tiene indígenas”.

Pero no se aclara por qué razón ha sucedido esto, que no es completamente verdad como verán en esta pequeña crónica. Ni se dan mayores noticias de cómo el primer Presidente de la República, Fructuoso Rivera, dirigió personalmente el mayor genocidio ocurrido en nuestro suelo.

El 11 de abril de 1831 se llevó a cabo la masacre de Salsipuedes; siendo uno de los más encarnizados ejecutores del exterminio indígena, Bernabé Rivera (“Bernabelito”), sobrino de “Don Frutos”. Bernabé terminó muriendo a manos de un grupo de indios a los que perseguía para “rematar”. A principios de 1832 hubo una sublevación de indios guaraníes en Bella Unión (Santa Rosa del Cuareim). La reprimió con habilidad e intransigencia; pero en la tarea de perseguir a los fugitivos, el 20 de junio de 1832, dio con un grupo de 16 charrúas, aparentemente comandados por el cacique Polidoro, que emprendió la fuga. Los persiguió con 24 combatientes hasta una hondonada de la cuchilla Yacaré Cururú; entonces los indigenas dieron vuelta y atacaron a sus dispersos perseguidores, matando a varios oficiales y soldados. Bernabé fue derribado de su caballo y antes de que pudiera montar en ancas de uno de sus hombres fue alcanzado por los indios, que lo hicieron prisionero y lo torturaron, despellejaron y desmembraron. Esto sucedió al año del primer ataque de las fuerzas gubernistas a los principales grupos charrúas.

Después de la muerte de la gran mayoría de los adultos varones de la raza charrúa, en esos acontecimientos vergonzosos de la historia uruguaya, el resto de las mujeres y los niños fueron dados a familias patricias casi como esclavos; muchos quedaron en las estancias del Uruguay profundo, como peonas y peoncitos, y fueron siendo aculturados progresivamente por los distintos grupos sociales con los cuales convivieron y se mezclaron.

(Recuérdese también el envío de tres hombres y una mujer a Francia para ser exhibidos como salvajes primitivos : Guyunusa, Senaqué, Tacuabé y Vaimaca Perú).

Pero he aquí que aún hoy aparecen personajes aislados como Bernardino García Lemos. Descendientes de charrúas que se muestran orgullosos de su ascendencia y que –a su manera- procuran reivindicar los valores de la etnia y -¿por qué no?- sus derechos sobre esta tierra.

Habiendo reunido algún material sobre el tema y sin la urgencia de escribir algo con motivo del “Día del Indio”, es que intento mostrar a ustedes apenas una presentación de lo que he conseguido de información sobre este descendiente de la nación charrúa. Iba a escribir el último, pero no es el último, porque hay muchos otros que deberíamos conocer también.

Este señor se llama Bernardino García Lemos, vive en Tacuarembó, tiene ahora 68 años. Habría nacido, entonces en 1941. Y sobre él he ido buscando datos aquí y allá hasta armar un pequeño puzle de parte de su vida.

Bernardino García Lemos, se muestra públicamente casi todos los años en dos eventos de carácter cultural que exaltan la tradición y la identidad nacional, que son : el Encuentro junto al “Memorial Charrúa”, cada 11 de abril. Y la “Fiesta de la Patria Gaucha”, en Tacuarembó.

Con su presencia en estos acontecimientos, Bernardino, también pretende seguir reivindicando esos valores y derechos de los que hablaba antes.

“Es un trabajador municipal, vive en el barrio Don Audemar, en las afueras de la ciudad de Tacuarembó y pertenece a una asociación de descendientes que se llama Guyunusa….” (entrevista en el libro “Multiculturalismo en el Uruguay”, de Felipe Arocena y Sebastián Aguiar).

“Delgado y una altura próxima al metro setenta y cinco, de cutis trigueño y cabello negro azabache con algunas canas, ojos hundidos y mirada profunda, Bernardino García Lemos tiene sesenta y siete años y vive en Tacuarembó. Es nieto de Abelino Lino García, quien fuera uno de los hijos del cacique charrúa Sepé. El cacique tuvo dos hijos, Lino y Santana”. “Sus rasgos faciales no dejan dudas de sus antepasados indígenas. Como tal, pronunció muy pocas palabras…”…

(Diario “El Telégrafo”, de Paysandú,24/04/2009).

“Tiene siete hijos, unos no quieren ser indios y los otros lo apoyan”, según dijo el propio Bernardino a Juan Carlos López, que lo entrevistó en la edición12ª de la Patria Gaucha”, año 1998.

“Una verdadera sensación de orgullo, admiración y respeto primero, sentimientos encontrados que desembocan en una expresión de vergüenza, seguramente nos sorprendan aún inconscientemente ante el pasaje de Bernardino García, auténtico descendiente de la indómita raza Charrúa, descendiente directo del legendario Cacique Sepé. Los rasgos característicos de su semblante evidencian aún la impronta orgullosa y desafiante de la estirpe, que aún la sacrificada vida del obrero que es hoy este sobreviviente no ha logrado apagar….”

El Memorial Charrúa

En las márgenes del arroyo Salsipuedes Grande, límite de Paysandú con Tacuarembó, se encuentra el “Memorial Charrúa”, obra del artista plástico Juan Carlos Ualde y construido por la Agrupación Creativos. Es una estructura de hierro reciclado que simboliza la unión de las culturas indígena y española. Dos figuras entrelazadas forman un reloj de arena, representando la revalorización a través del tiempo, de aquello que fue injustamente desvalorizado. Las figuras elegidas son las de dos cartas de juego utilizadas por los charrúas. Se trata de las correspondientes a la sota y al caballero, que representan a la mujer y al hombre.

La localidad más próxima al lugar se llama Tiatucura y en ella hay una escuela pública, la Nº 29, que lleva el nombre oficial de “Vaimaca Perú”

En esa zona confluyen todos los años, el 11 de abril, centenares de personas; unas son descendientes de charrúas, otras son gente interesada en el rescate de la identidad nacional y otros son simplemente curiosos. A esta marcha y posterior reunión junto al Memorial se la denomina “Encuentro con el Charrúa”.

 

1 comentario:

  1. ME GUSTARIA SABER POR EL ESTADO DE SALUD DEL SEÑOR gARCIA lEMOS.
    sALUDOS

    ResponderEliminar